domingo, 26 de marzo de 2017

Raúl Haurat: “Escribir me compensa, me salva de la locura”





El escritor Raúl Haurat publicó los libros Relatos porteños con vista al mar y Al blues no se llega por felicidad, ambos a través de la editorial Textos Intrusos. El autor habló con Entre vidas acerca de sus rituales cuando escribe, del proceso de selección y de sus flamantes publicaciones. Además, adelantó que está trabajando en una antología de cuentos de San Lorenzo, club del que es hincha.





¿Qué rituales tenes al momento previo a escribir?
Escucho radio, me lleno de palabras y necesito volcarlas. Una entrevista o una canción pueden ser el disparador para comenzar a escribir. Escribo en cualquier lado. Me puedo abstraer y comenzar a escribir un párrafo pero al momento de corregir necesito estar solo. Tengo un playlist de canciones que me motivan a escribir. La música no me condiciona, por el contrario, es un disparador para abrir el cuaderno y comenzar a garabatear ideas.
Si estoy para abajo, voy más abajo con Chopin o el primer Neil Young y si necesito levantar no hay como Motorhead.

¿Con qué frecuencia escribís?
Escribo de manera continua, todos los días. Para mí no es un hobby, es una necesidad. Escribir me compensa, me salva de la locura. Escribo diarios desde muy chico. En terapia descubrí que es una necesidad física. Escribo todo el tiempo.

¿Cómo fue el proceso de selección de los cuentos que aparecen en tu libro Relatos porteños con vista al mar?
Me encantó el proceso de selección, fue volcar en un archivo todos los cuentos que publique en mi blog “De Rastrón” desde el 2008. Seleccionamos junto a Hernán Casabella, editor del libro, los cuentos que tenían una idea en común, los que respondían a un mismo concepto.

¿Por qué decidiste ponerle ese nombre al libro?
En realidad se iba a llamar “La Matanza con vista al mar”. La Matanza es el municipio donde me crie y Mar del Plata la ciudad que elegí para vivir en mi juventud. Lo decidí después de leer los relatos de manera corrida y encontrar que el escenario donde fueron contadas las historias (salvo en dos cuentos) se desarrollan en una Buenos Aires reconocible, identificable de los noventa y en Mar del Plata, donde viví muchos años y descubrí mi amor por escribir cartas de puño y letra a mis amigos y familiares. Buscando el hilo conductor, descubrí que todos los cuentos respondían a la idea de “porteños”, y de ahí surgió la idea de denominarlo Relatos  Porteños y “con vista al mar” por mi estadía marplatense, ciudad que pienso volver alguna vez. Ese mix de paisajes le dio nombre al libro.

¿De qué temas te nutriste para escribir cada relato?
Me nutrí de experiencias vividas, del rock, de amores, de desamores, pero sobre todo de la paternidad, siento que en muchos cuentos busqué redimir la relación con mi viejo a partir de ser padre. Al releer el libro de principio a fin puedo reconocer mucho de mí en los personajes. Las palabras viejo, papá y padre son una constante en muchos de los relatos.

¿Cuál es tu cuento preferido del libro y cuál el que destacan los lectores?
Mi cuento favorito es “El Vuelo”, un diálogo entre padre e hijo camino a Ezeiza. El que destacan los lectores es “Colores del amanecer” una pintura de Mar del Plata en invierno y “Marcas incipientes” un relato donde el soul, los discos y crayones son los intérpretes.

¿Cómo surgió la posibilidad de publicar el libro con la editorial Textos Intrusos?
La posibilidad de publicar el libro surgió a partir de un cuento: “El Duelo de Orly” fue seleccionado por la escritora y antóloga María Laura Prelooker para formar parte de una Antología “Seis cuentos Rioplatenses”. Ella me puso en contacto con Hernán Casabella y él me propuso publicar con Textos Intrusos.

¿Qué podés adelantar de tu próximo libro Al blues no se llega por felicidad, también editado por Textos Intrusos?
Al blues no se llega por felicidad es un libro de ensayos, poemas de distintas épocas y cuentos escritos recientemente. Ensayé sobre política, música, la radio, la amistad y el coraje.
Es un libro con más incertidumbres que certezas. Es el libro que siempre quise escribir.

¿Qué objetivos tenes dentro del ambiente literario?
Seguir escribiendo y publicando como autor y como antólogo. A su vez tengo un programa de radio llamado “Manual de Perdedores” en FM 107.1 donde tenemos una sección específica denominada Literatura de todas formas en la cual nos contactamos con diversos narradores, poetas y novelistas para que cuenten sus experiencias como escritores, o investigamos sobre textos no tan conocidos e intentamos acercar a los oyentes diversas formas de literatura. Mi idea es seguir creciendo literalmente, porque siento que la escritura me libera y me permite dejar plasmado lo que siento.

¿En qué proyecto estas trabajando actualmente?
Estoy trabajando en la selección de diferentes autores para una antología de cuentos de San Lorenzo, el club de mis amores. Ya en 2016 Textos Intrusos me dio la posibilidad de trabajar como antólogo de una compilación de relatos “Seis cuentos al filo”, un nuevo rol que disfruto y mucho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario